_90490963_gettyimages-152927369

La enfermedad se la habían detectado al inicio de la gestación, pero ni siquiera le hicieron la biopsia y por supuesto no le dieron quimioterapia ni ningún otro tratamiento”

Al quedar embarazada por segunda vez, el lupus eritematoso que sufría esta mujer de 22 años— un trastorno por el que el sistema inmunitario ataca por error al tejido sano, afectando a la piel, las articulaciones, los riñones, el cerebro y otros órganos—, se agravó y los médicos le advirtieron que su vida corría peligro.

Además, el feto era anencefálico, por lo que, si decidía llevar a término el embarazo, el bebé nacería sin cerebro y con nulas probabilidades de permanecer con vida, le advirtieron los doctores.

[Leer mas]
Click Here