El agua que queda en los sistemas que suplen al Gran Santo Domingo solo alcanza para cubrir las demandas de la población para los próximos 35 días, mientras que en el caso de Santiago, queda agua para 90 días, si no llueve en ese período.

[Leer mas]