Durante décadas el modelo de desarrollo predominante en nuestra economía, ha recurrido al uso intensivo de la mano de obra haitiana, tanto por parte del sector público como del privado. Primero fue la industria azucarera, más tarde la agricultura intensiva en mano de obra y luego la construcción hasta llegar a las más diversas actividades de servicios desde lo formal a lo informal, desde lo comercial a lo doméstico. Esta demanda de mano de obra más la pobreza secular de la sociedad haitiana se imbricó con la debilidad institucional, el abandono de responsabilidades y la ausencia de garantías y derechos a ambos lados de la frontera que divide la isla. Organismos internacionales y ONG de diversa naturaleza y con agendas explícitas e implícitas crearon un sesgo basado en la muy débil protección de los derechos de los trabajadores migrantes por parte del Estado dominicano y construyeron una visión falsa en…

Apariencias y distorsiones en el tema haitiano-dominicano




Categoria: Noticias Republica Dominiana