Dominicanos temen al dedo en chequeo de próstatas