Si no se limita el flujo de inmigración ilegal, los conflictos con Haití no terminarán, pondrán al país periódicamente bajo la mira de la comunidad internacional y objeto de observación permanente en materia de derechos humanos. El fenómeno es de tal magnitud que nadie, ni siquiera las autoridades de Migración, tiene idea precisa de cuántos ciudadanos haitianos se encuentran ilegalmente en el territorio nacional. La excusa para justificar ese éxodo masivo hacia esta parte de la isla carece de asidero. Si se mejoraran las condiciones laborales en las tareas de recolección agrícola y la industria de la construcción reconociera el valor del trabajo de los albañiles, más dominicanos se integrarían a esas faenas. La realidad es que la inmigración ilegal no se ha detenido porque constituye una oportunidad de negocio para mucha gente y un método de reducción de costos en infinidad de actividades económicas, en muchos casos en franca…

La inmigración ilegal




Categoria: Noticias Republica Dominiana