El gobierno del presidente Danilo Medina ha asumido una posición justa y  correcta en el conflicto migratorio con Haití, evitando un deterioro mayor del que ya existe. Por tal razón, haría bien que el resto de la administración dejara el papel de vocero a la Cancillería, que por primera vez en mucho tiempo desempeña su papel con dignidad y alto sentido de sus responsabilidades. Como miembro de la comunidad internacional estamos obligados a aceptar las reglas que hacen posible la convivencia pacífica entre las naciones. La confrontación, que la mesura oficial dominicana inteligentemente elude, sólo traería duelo, odio y más pobreza. Todos tenemos un rol en este desafío a la nación. A los medios le corresponde ceder espacios conforme a la calidad de quienes intervienen en este debate. Se observa con desolación, la forma en que grupos ultraconservadores obtienen en algunos diarios influyentes una mayor cobertura de sus altisonantes  e…

El Gobierno y el conflicto migratorio




Categoria: Noticias Republica Dominiana