Al menos 1.200 prisioneros, incluidos presuntos miembros de Al Qaeda, han logrado escapar de la prisión central de la ciudad yemení de Taiz, informa Reuters. El hecho tuvo lugar cuando grupos simpatizantes de Al Qaeda atacaron la prisión, provocando duros enfrentamientos.

Se trata de la fuga de presos más grande de los últimos años en Yemen, que actualmente sufre una guerra civil tras la toma del poder por parte de los rebeldes hutíes y los ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudita.